BUSCAR EN EL BLOG:




   EMERGENCIAS


   Intoxicación por Monóxido de Carbono

   Enfermedad por descompresión

   URGENCIAS


   Isquemia Periférica Traumática Aguda

   Sindrome Compartimental Posterior a colocación de protesis de rodilla con uso prolongado de torniquete

   Colgajos, Injertos e Implantes en Riesgo

   Colgajo en mejilla derecha, posterior a resección de Adenocarcinoma Epidermoide

   Injerto de piel en región nasal

   Injerto en cara posterior de muslo izquierdo

   PROGRAMADAS


   Insuficiencias vasculares

   Pie Diabetico

   Lesion en hallux derecho. Wagner III

   Retardos en la Cicatrización de Heridas

   Ulcera crónica en dorso de pie, originada por veneno de raya

   Ulceras arteriales y venosas

   Vasculitis necrotizante en pierna izquierda postraumática

   Osteomielitis Refractaria

   Osteomielitis crónica de fémur derecho

   OTROS CASOS

   Accidente Cerebro Vascular Isquémico - ACV Isquémico

   Paralisis Facial

   Paralisis Facial Derecha

   Pre y Postoperatorio de Cirugía Plástica

   Epidermolisis parcial de areola derecha posterior a mamoplastia



Retardos en la Cicatrización de Heridas (Úlceras Crónicas)

Las úlceras o heridas crónicas, son lesiones con retardo de la cicatrización que no han logrado la curación completa después de transcurridas 6 semanas de tratamiento. Generalmente están asociadas a trastornos endocrinos, vasculares o neurológicos.

Las heridas con retardo de cicatrización o heridas crónicas, son muy frecuentes y representan un reto para el médico. El objetivo del tratamiento, hace algunos años atrás, consistía en proteger la herida del contacto con el exterior y esperar a la recuperación natural de los tejidos. En la actualidad, se dispone de diversos recursos para acelerar esos procesos incluyendo normalizar de las condiciones que originaron la falta de cicatrización y proporcionar un ambiente local idóneo para la misma.

Considerando entonces que uno de los factores más importantes en su retardo es la hipoxia, ocasionada a nivel de la lesión por diversos motivos, entenderemos el papel fundamental de la oxigenación hiperbárica en el proceso de cicatrización de estas heridas crónicas permitiendo que sea más rápido y menos costoso.

La terapia de oxigenación hiperbárica administrada en una o dos sesiones diarias, de 60 a 90 minutos de duración y a presiones de 2 a 2.5 ATA, para un total de diez o más sesiones, definida según el cuadro inicial y la mejoría individual, ha demostrado ser indispensable para el tratamiento de las heridas crónicas.

Es evidente que la oxigenación hiperbárica es una de las herramientas de las que dispone el médico tratante, sin olvidar que debe intervenir un equipo multidisciplinario cuyas especialidades y competencias dependerán de las patologías asociadas al problema.

Casos Clínicos:


Ulcera crónica en dorso de pie, originada por veneno de raya








2019 - Diseñada por Grupo R&F


LOG IN