BUSCAR EN EL BLOG:




   EMERGENCIAS


   Intoxicación por Monóxido de Carbono

   Enfermedad por descompresión

   URGENCIAS


   Isquemia Periférica Traumática Aguda

   Sindrome Compartimental Posterior a colocación de protesis de rodilla con uso prolongado de torniquete

   Colgajos, Injertos e Implantes en Riesgo

   Colgajo en mejilla derecha, posterior a resección de Adenocarcinoma Epidermoide

   Injerto de piel en región nasal

   Injerto en cara posterior de muslo izquierdo

   PROGRAMADAS


   Insuficiencias vasculares

   Pie Diabetico

   Lesion en hallux derecho. Wagner III

   Retardos en la Cicatrización de Heridas

   Ulcera crónica en dorso de pie, originada por veneno de raya

   Ulceras arteriales y venosas

   Vasculitis necrotizante en pierna izquierda postraumática

   Osteomielitis Refractaria

   Osteomielitis crónica de fémur derecho

   OTROS CASOS

   Accidente Cerebro Vascular Isquémico - ACV Isquémico

   Paralisis Facial

   Paralisis Facial Derecha

   Pre y Postoperatorio de Cirugía Plástica

   Epidermolisis parcial de areola derecha posterior a mamoplastia



Ulcera crónica en dorso de pie, originada por veneno de raya

Paciente masculino de 68 de edad, quien consulta el 24 de marzo de 2014, referido de la consulta de cirugía plástica, por presentar herida en cara anterior de antepie derecho posterior a lesión ocasionada por un pez raya, de 6 meses de evolución. El paciente había recibido tratamiento médico presentando una evolución tórpida de la lesión.

Al examen físico se evidenció ulcera húmeda, de fondo fibrinoso, con moderada secreción serosa no fétida, bordes hipertróficos, de 2 centímetros de diámetro. La piel periférica a la ulcera, en toda la región del medio pie se observaba reseca, hipercrómica y con lesiones descamativas.

El paciente recibió tratamiento de oxigenación hiperbárica como terapia de apoyo al tratamiento médico y quirúrgico del cirujano plástico. Se indicó un protocolo de 20 sesiones de 60 minutos, una hora/día a 2 ATA. A las 10 sesiones de tratamiento se observó aclaramiento de la piel adyacente a la lesión, disminución de las lesiones descamativas, mejoría en los bordes de la lesión que no se presentaban hipertróficos y disminución en la profundidad. A las 20 sesiones el paciente presentaba claros signos de mejoría. El cierre completo de la herida se obtuvo después de 30 sesiones de tratamiento.







2019 - Diseñada por Grupo R&F


LOG IN